m

Santi Mendiola

Cuando actualmente en verano son hermosos campos de girasol, desde el Castillo de Calatañazor puede contemplarse “El Valle de la Sangre” donde cuenta la leyenda que la sangre derramada en la célebre batalla entre moros y cristianos empaparía dicho valle. De aquí viene la conocidísima frase “donde Almanzor perdió el tambor”

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close