m

Santi Mendiola

Al hayedo de Otzarreta, siempre merece una visita cualquier estación del año. los colores y tonos nunca son los mismos. En esta ocasión una en invierno aunque el arroyo de agua no lo manifieste.

Close